Previo a la Convención Demócrata: La expectativa de los políticos convertidos en celebridad