¿Por qué seguir las elecciones primarias en Estados Unidos?